jueves, 15 de diciembre de 2016

QUIQUE GONZÁLEZ AL PALAU, UN REGALO DE REYES ANTICIPADO




Noche de lujo, noche de buena música. He tenido la gran suerte de poder volver a escuchar a este gran músico que cada vez se viene a más y nos demuestra a cada paso que es uno de los grandes exponentes actuales.
Sí, porque enfrentarse a todo un Palau de la Música es una tarea gratificante pero no fácil y en esto salió ayer con nota, demostrando que se encuentra ya en su zona de confort en el escenario, poniendo al público en pie y haciéndonos vibrar.
Segundo concierto de presentación de su último trabajo. Una evolución en la manera de entender la instrumentación, de crear un sonido personal.
Tras una intro detectivesca con un enigmático teléfono que suena, sale a la palestra toda la banda, ahora Los Detectives que son recibidos con un gran aplauso y tras ellos Quique González.
Enseguida comienza a desgranar su fantástico "Me mata si me necesitas" y caen Dectetives, Se estrechan en el corazón que la gente ya muy animada empieza a corear y otra de las grandes y para mí especial Sangre en el marcador.
Luego llega Charo  acompañado de la fascinante voz y presencia de su nuevo fichaje Nina que le da un toque salvaje al tema.
Con permiso de un martilleo que se oye en la sala continua con su magnífica Cerdeña y decide variar el repertorio para aquellos que repiten concierto y se nos va a repasar su otro gran disco "Delantera Mítica", Tenía que decirtelo, La fábrica, Dónde está el dinero? y algún toque de Su Averia y Redención.
Para llegar a uno de los momentos más especiales y impactantes de la noche su recorrido por Salitre 48: La ciudad del viento, Salitre  y bueno sin palabras, esa interpretación de De haberlo sabido de Nina de infarto, con la que toda la sala quedamos en shock  seguida de una canción del grupo Morgan Volver al piano otra vez Nina, que te acaba dejando como un flan.
Pero de vuelta  al último disco: Ahora piensas rápido, Orquideas, Relámpago y No es lo que habíamos hablado.
Siento decirlo pero en algún momento sonaba demasiado estridente, quizás por mi situación en la platea, los instrumentos por encima de la voz de Quique, pero no importa para el computo general de la noche.
Para mi el momento estelar se lo lleva La casa de mis padres y de ello tiene mucho que ver la culpa y que me llegó cien por cien al corazón, donde se desgarran las velas.
Y no paramos de emocionarnos porque después llega Su dia libre.
Ese íntimo recuerdo a Enrique Urquijo, a ese compañero que siempre está hay, con Aunque tu no lo sepas
Y continuar después de tanta emoción con el concierto y un repaso de otra parte de su discografía primero con un encuentro entre magnates, como comenta Quique tras su grabación en el estudio La Casa Murada de Tarragona, con la intepretación de Clase Media con invitados Santos y Richy Falkner.
Quique está pletórico, comprometido, pendiente de todo y de que todos en el escenario estén bien y es un placer verle disfrutar tanto en este concierto.
Ya se comienza a intuir que esto se nos acaba y llega el momento de los clásicos  y bises: Kamikaces enamorados, Los conserjes de noches, Dallas Menphis brutal y para finalizar con todo el público en pie cantándola, ese magnífico Vidas Cruzadas, himno ya,  mientras Quique y la banda contemplan la platea también emocionados.
La mejor manera de acabar el año musicalmente y la mejor manera de volver a sentir que hay partida. Que vuelve la emoción.
Gracias Quique, Los Detectives y a todo el equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada